15 abril 2021

Cuando el protagonista era... un vehículo


Dada la proliferación actual de las mismas, es imposible cuantificar el número de series de televisión que existe en la actualidad si bien es sin duda mucho mayor que antaño. Pero no es menos cierto que tamaña oferta suele ofrecer propuestas más o menos profundas en su trama y personajes que poco tiene que ver con algunas de las obras que otros tuvimos la inmensa suerte de disfrutar en su momento y que forman parte del imaginario colectivo gracias a una originalidad nunca vuelta a replicar posteriormente. Y es que, ¿qué sentido encontraría el usuario actual a una historia cuyo protagonista principal es un vehículo aunque este vaya acompañado de una o varias personas?

En este post que, como siempre, reivindica el Poder RETRO de todo aquello vivido en la infancia y la adolescencia, os hablaré de tres series clásicas de la televisión de aquellos años que tan buen recuerdo han dejado en la gente y que, como dije, no han vuelto a ser igualadas a pesar de los avances técnicos en lo visual. Empezaré con la cuya imagen encabeza el texto y que se convirtió, desde el primer minuto, en un verdadero éxito de masas...


"El coche fantástico es la historia de un hombre que no existe, en un mundo lleno de peligros...". Así comenzaba la serie que nos presentó a KITT, acrónimo de Knight Industries Two Thousand, un súper deportivo basado en el Pontiac Trans-Am Firebird V8 cuya elegancia y carisma solo fueron igualadas por las de su compañero y amigo, el ex policía y agente de La Fundación Michael Knight (David Hasselhoff), elegido para conducirlo y formar juntos un dúo que hizo temblar a todos los malhechores que osaban enfrentarse a ellos. 

KITT era un portento electrónico capaz de correr a grandes velocidades incluso sin conductor humano, estaba completamente blindado (ruedas incluidas), podía arrojar chorros de aceite y humo para derribar a su perseguidor, electrificar su carrocería, atravesar cierto tipo de obstáculos, ponerse a dos ruedas y, su movimiento más espectacular, dar grandes saltos gracias a la turbo propulsión. Y por supuesto podía hablar, mostrando una personalidad muy definida con la que tanto Michael como todos los espectadores empatizamos de inmediato. 

Pero no me gustaría cerrar sin hablar del resto de personajes, cada uno importante a su forma para el desarrollo de la serie. En primer lugar estaba Devon Miles (Edward Mulhare), el jefe de La Fundación que acoge a Michael y lo convierte en el héroe que llegaría a ser. Por otro lado estaba Bonnie Barstow (Patricia McPherson), la inteligente y sabia mecánica que se encarga de mantener "en forma" a KITT, que más adelante fue sustituida temporalmente por April Curtis (Rebecca Holden) y, finalmente, RC (abreviatura de Reginald Cornellius III), conductor del camión-garaje de La Fundación y colaborador con Michael en algunas misiones que fue interpretado por Peter Parros. Todos ellos protagonizaron grandes aventuras que todavía siguen siendo recordadas por quienes las vivimos pegados a la televisión durante el tiempo que estuvo en antena y en las numerosas reposiciones posteriores. 


No obstante, como suele ocurrir tras el éxito de una obra, tarde o temprano surgen otras que tratan de aprovechar la estela dejada por esta y si bien lo habitual es que "mueran" en el intento, ello no significa que la huella que dejen desaparezca de igual manera. Este es el caso de "El halcón callejero", que toma elementos vistos en "El coche fantástico" para ofrecernos grandes secuencias de intriga y acción.

Por supuesto, muchas cosas también son diferentes empezando por el vehículo, que pasa de ser un coche a una motocicleta de gran cilindrada (fabricada por BMW para la serie) y pilotada por un agente de policía llamado Jesee Mach (Rex Smith), elegido para ello por el agente federal Norman Tuttle (Joe Regalbuto), que está encargado del proyecto "Street Hawk" para combatir el crimen. Este el nombre de un vehículo equipado con numerosos extras tales como armas de fuego y láser, un sistema similar al que posee KITT para dar grandes saltos y su característica más asombrosa: poder correr a una velocidad de 500 kms/h controlada mediante el ordenador de a bordo. 

A pesar de esta premisa, la serie solo estuvo una temporada en antena y nunca ha sido repuesta pero ello no ha impedido que a día de hoy sea considerada una serie de culto por quienes la conocimos y creo que lo mismo podemos decir del tercer y último caso de serie protagonizada por un vehículo, en este caso nada más y nada menos que un helicóptero...


"Trueno azul" nos narra las aventuras de un grupo de pilotos de élite encargados de combatir el crimen a bordo del helicóptero de dicho nombre, equipado cómo no con un arsenal de armamento sumamente sofisticado que incluye poderosas ametralladoras y lanza misiles pero su característica más llamativa sería su "vuelo silencioso" con el que se hacía prácticamente indetectable durante las rondas nocturnas. Como curiosidades os diré que está basada en una película homónima estrenada un año antes (la serie es de 1984 y la película del 83) y que en la serie aparece un segundo vehículo llamado "Trueno rodante", una gran furgoneta que transporta en su interior un todo terreno con camuflaje para el desierto. Por desgracia, "Trueno azul" siguió el mismo camino que "El halcón callejero" y fue cancelada en su primera temporada. A pesar de ello y como en el ejemplo anterior, "Trueno azul" ha pasado a la historia por méritos propios. 

Series de calidad hubo muchas por aquellos años y de alguna de ellas hablaré en el futuro en este blog pero lo que hoy ha quedado claro es que no hacen falta complejas tramas ni profundos personajes para dejar huella en el espectador y buena prueba de ello son estas tres obras clásicas de la televisión que, cada una a su modo, marcaron un hito en su época y se mantienen vivas en nuestra memoria. Algo que solo aquello que posee el Poder RETRO puede lograr...

No hay comentarios:

Publicar un comentario